La Región de Murcia trabaja en una norma para unificar los criterios de edificación y urbanización de sus municipios

0
230

La Consejería de Fomento e Infraestructuras de la Región de Murcia ha propuesto la elaboración de una orden para unificar los criterios recogidos en las ordenanzas de edificación y de obras de urbanización de los municipios de la Región, que está estudiando el grupo de trabajo de Calidad Constructiva del Libro Blanco de la Construcción.

El objetivo de esta nueva orden es que todos los municipios de la Región contemplen las mismas normas a la hora de edificar en sus territorios. Entre otras cuestiones, se regularía la altura de los inmuebles, retranqueo, cerramiento utilizado en las construcciones, así como vuelos de balcones y terrazas.

Además, esta misma norma recogerá también criterios unificados a la hora de realizar obras de urbanización en los distintos municipios, como tipología de las calles, materiales a utilizar, normas de ejecución, tipo de pavimentación, tipo de señalización vertical y horizontal y procedimientos constructivos, entre otros aspectos.

El director general de Carreteras, José Antonio Fernández, explicó que se trata de “homogeneizar la situación de todos los municipios de la Región y que en todos se cumplan las mismas normas”.

La Federación de Municipios de la Región de Murcia (FMRM), que forma parte del grupo de trabajo, será el interlocutor entre la Administración regional y los 45 ayuntamientos.

Asimismo, la Consejería de Fomento sugirió actualizar la orden que regula el modelo del Libro del Edificio, para convertirlo en una herramienta más útil. Se trata de un documento obligatorio para todos los edificios de obra nueva y rehabilitaciones, y con la actualización se pretende que éste sea de utilidad también para operaciones de mantenimiento en los inmuebles.

El Libro del Edificio es el conjunto de documentos gráficos y escritos que constituyen el archivo y registro del historial e incidencias técnicas, jurídicas y administrativas del edificio y que permite poner a disposición de los propietarios la información necesaria para utilizar los espacios, ejecutar obras de reforma o rehabilitación, facilitar el esclarecimiento de responsabilidades por daños materiales y contratar servicios y suministros, entre otras cosas.