La transposición de la Directiva de EE permitiría ahorrar hasta 340 millones de euros en la factura anual de calefacción

0
124
calefaccion-radiadores

La asociación ANIRCA, Asociación Nacional de Instaladores de Repartidores de Costes de Calefacción ha hecho pública una nota en la que afirman que los hogares españoles podrán ahorrar hasta 340 millones de euros en la factura anual de calefacción cuando se trasponga la Directiva de Eficiencia Energética 2012/27/EU (EPDB: Energy Performance of Buildings Directive) que obligará, entre otras cosas, a instalar repartidores de costes de calefacción, esto es, contadores individuales en cada radiador, en las viviendas con calefacción central, de forma que cada usuario pague por lo que consume.

Hay que tener en cuenta que existen dos tipos de instalaciones de calefacción central: viviendas con circuito de calefacción dispuesto en anillo en las que es posible instalar un contador de energía por cada vivienda e instalaciones con circuito de calefacción dispuesto en columna ( las más antiguas y que representan alrededor de un 60% del total) y en las que, efectivamente, el mejor sistema para el contaje de energía será la instalación de repartidores de costes de calefacción, unos dispositivos de medición del consumo de calefacción que deben ser instalados en cada uno de los radiadores de la vivienda.

Según datos de la asociación, esta medida podría afectar a más de 1,7 millones de viviendas en España y supondrá un ahorro de 200€ al año para el consumidor español, lo que equivale a un 30% de la factura energética del hogar. Al mismo tiempo se evitará el despilfarro energético y la emisión a la atmósfera de 2 millones de toneladas de CO2 al año.

Con respecto a esta obligatoriedad normativa, la Comisión Europea envió un ultimátum a España a principios de junio para que trasponga correctamente esta normativa. Este plazo expira en pocos días sin que se haya aprobado aún el Real Decreto cuyo borrador se sometió a consulta pública el pasado mes de abril, publicado en nuestro artículo sobre “Normativa calefacción central 2018” y en el que se anunciaba como fecha límite 2021 para que todos los hogares con calefacción central tengan instalados estos dispositivos.

La mayor parte de los países de la Unión Europea (UE) ya han traspuesto la Directiva EPDB 2012/27/EU, por lo que ANIRCA confía en que el nuevo Ejecutivo, en su compromiso de reducir las emisiones de CO2 y promover la eficiencia energética, “incorpore la normativa comunitaria cuanto antes al ordenamiento jurídico español para que puedan empezar a ponerse en marcha las medidas necesarias para reducir el consumo de energía en el sector residencial, responsable de en torno al 18% del consumo total de energía en España”, explica el presidente de ANIRCA, Luis Cid-Fuentes.