Las empresas pueden ahorrar 600.000 millones con eficiencia energética

0
694
cambio-climatico

Las empresas europeas podrían ahorrar 600.000 millones de euros al año con la mejora de la eficiencia energética, lo que les permitiría aumentar un 8 % su facturación, ha avanzado el director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea (CE), Daniel Calleja.

Durante su intervención en el 14 Encuentro del Sector Energético, organizado por el IESE y Deloitte, Calleja ha subrayado que la lucha contra el cambio climático y a favor de la sostenibilidad “abre nuevas oportunidades de negocio, de crecimiento económico y de creación de empleo”.

El sistema energético mundial se encuentra en un punto de inflexión. Uno de los principales motores de esta transformación es el cambio climático, reto energético global con dimensiones no sólo ambientales, sino también sociales, tecnológicas, económicas y políticas. El objetivo acordado en el nuevo Acuerdo de Paris de no superar los 2ºC en 2100 marca esta agenda de transición que debe centrarse en rebajar la “intensidad energética” de nuestra economía, con mayor eficiencia, y en reducir la “intensidad de carbono” con la incorporación de fuentes limpias de energía.

El cambio estructural que supone para las economías, tanto avanzadas como emergentes, así como para el sector de la energía, por el lado de la oferta, y, fundamentalmente entre otros, del transporte, por el lado de la demanda, de cumplir los objetivos marcados requiere definir hojas de ruta sensatas para el tránsito, políticas energéticas y sectoriales que sean viables desde el punto de vista de la madurez tecnológica, razonables y vayan acompañadas de marcos regulatorios coherentes.

Calleja ha explicado que la CE propone dos líneas de acción: el llamado paquete por una energía limpia y la estrategia para promover la economía circular.

El paquete energético cuenta con tres áreas de acción: la eficiencia energética, el desarrollo de las energías renovables y la reforma de los mercados para beneficiar a los consumidores.

En el ámbito de la eficiencia energética, el nuevo objetivo es aumentarla un 30 % hasta 2030 de forma vinculante (frente al 27 % no vinculante anterior), lo que permitiría crear 400.000 puestos de trabajo, reducir las importaciones de gas un 12 %, ahorrar 70.000 millones en la importación de combustibles fósiles y 8.300 millones más en gastos sanitarios.