Los empresarios de Tenerife apuestan por el autoconsumo para un futuro sostenible

0
77

La apuesta europea de mantener el liderazgo tecnológico evolucionando hacia una economía baja en carbono presenta al sector energético y a la industria relacionada, unas oportunidades de crecimiento económico, desarrollo tecnológico, investigación y mejora de competitividad para el conjunto de la economía.

Por ello, desde CEOE-Tenerife, están convencidos que para aprovechar ese potencial, las empresas y los gobiernos deben plantear las políticas y estrategias más adecuadas con el firme propósito de alcanzar los objetivos acordados a nivel europeo, de forma coherente y sensata, teniendo en cuenta el impacto de las medidas que se establecen.

En base a lo anterior consideran que el autoconsumo energético, siempre que se lleve a cabo su implantación bajo una transición ordenada, es una alternativa que, en cantidades moderadas, favorece al sistema, al medioambiente y al consumidor a muchos niveles. Se trata de una opción limpia y renovable más que viable tanto en ejecución como para ahorrar en la factura de la luz, y más cuando en Canarias tenemos más horas de sol que en el resto del país.

Representa un cambio de modelo energético en términos de diversificación, integración de tecnologías renovables y eficiencias, así como de gestión del sistema con una mayor implicación del consumidor. Las necesidades de desarrollo de redes, potenciales de ahorro energético o necesidad de generación de respaldo, dependerán de las diferentes tecnologías y situaciones de integración.

Entendemos que el desarrollo del autoconsumo debe mantener el principio de situar a las diferentes tecnologías en igualdad de condiciones para competir en el mercado. Por ello, es necesario, que la generación distribuida y el autoconsumo, se desarrollen en base a un marco jurídico estable donde, tanto las condiciones nacionales, como la suficiencia de las contribuciones a la red y a la operación del sistema eléctrico, deben ser especialmente ponderadas, garantizando así la sostenibilidad económica y seguridad del sistema eléctrico.

El autoconsumo favorece nuevos modelos de negocio. Toda transición energética contribuye a la creación de nuevos puestos de trabajo, de estudio, de investigación y desarrollo que se vinculan en esta ocasión con el cuidado de nuestro entorno.

Pero por otra parte, el actual procedimiento de legalización de las instalaciones de autoconsumo es un procedimiento poco simplificado, con un elevado número de trámites que genera una carga administrativa desmesurada, por lo que sería conveniente propiciar una simplificación en este sentido que actúe de potenciador del autoconsumo y no como desincentivador de éste.

En general, podríamos decir que el autoconsumo debe venir acompañado de la digitalización de la energía y las redes inteligentes, el cambio del sistema y el cambio también de la mentalidad de la sociedad en general, y es que si queremos caminar hacia una producción y un consumo sostenible, podríamos encontrar la respuesta en el autoconsumo.