Los registradores de la propiedad colaborarán con la Generalitat Valenciana para el cumplimiento de la certificación energética de los edificios

0
191

El conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafa Climent, y la decana del colegio de Registradores de la Propiedad de la Comunitat Valenciana, María Emilia Adan, han firmado un acuerdo de colaboración mediante el cual los registradores remitirán trimestralmente acreditación acerca del cumplimiento o no de la aportación de la documentación exigible en materia de certificación de eficiencia energética.

Este acuerdo permitirá un mayor control y seguimiento del cumplimiento de la obligatoriedad de disponer de certificado energético en las viviendas nuevas y existentes que se pongan a la venta o alquiler.

La recepción de la información en soporte electrónico permitirá al IVACE, que es el órgano competente de la Comunitat Valenciana en materia de la certificación energética, obtener y gestionar de forma rápida y eficaz esta información, permitiendo una fácil comunicación, archivo y acceso a la misma.

El certificado de eficiencia energética es un documento que proporciona información objetiva sobre las características energéticas de los edificios y su objetivo es contribuir al ahorro energético en los hogares y mejorar la información de consumidores sobre la calidad de los edificios y viviendas. Cabe recordar que a partir de la publicación del Real Decreto 235/2013, las viviendas en venta o alquiler deben disponer de este certificado.

Ventajas de la certificación energética

La certificación energética pone a disposición del ciudadano que demanda una vivienda la información objetiva de su comportamiento energético, es decir cuánto va a consumir y por tanto cómo va a afectar a la factura energética que va a tener que pagar.

El resultado del proceso de certificación de eficiencia energética de edificios se resume en una etiqueta de certificación energética, que califica la eficiencia energética del inmueble dentro de una escala de siete letras, que va desde la letra A (edificio más eficiente) a la letra G (edificio menos eficiente).

La información sobre el certificado, en particular la etiqueta de eficiencia energética, debe figurar en la oferta, promoción y publicidad que se realice para la venta o alquiler del edificio o parte del mismo.

Un buen certificado energético va acompañado de un documento de recomendaciones sobre las mejoras que se pueden hacer para obtener un comportamiento energético más eficiente, así como aumentar el confort de la vivienda y por tanto reducir la factura energética si se hace una buena aplicación de las medidas propuestas.

Las recomendaciones deben ser técnicamente viables y pueden incluir un estudio económico de inversiones y plazos de amortización. Por tanto, con el certificado energético el ciudadano dispone de una potente herramienta para mejorar la eficiencia energética de su vivienda y reducir su factura energética.