Madrid aun cuenta con 400 instalaciones de calefacción con calderas de carbón

0
240

Recientemente la Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía (Agremia) ha denunciado esta circunstancia aunque la normativa sobre este tipo de instalaciones térmicas en edificios prohíbe el uso combustibles sólidos de origen fósil como el carbón desde 2012.

El Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático, Plan A, del Ayuntamiento de Madrid contempla entre sus 30 medidas la delimitación de una zona central “Cero Emisiones” como prohibir estas instalaciones en 2020.

Agremia ha solicitado adelantar la fecha de su prohibición a 2019. Por ello, plantea la puesta en marcha de un plan para el cambio de calderas de carbón apoyadas por una línea de ayudas, “como la que mantuvo el Ayuntamiento desde 1990 a 2011”.

Así mismo Agremia denuncia el que la adopción de medidas de eficiencia energética aún es insuficiente en España.

Las viviendas en España son responsables de casi un 7 % de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a la atmósfera y los picos de contaminación en muchas urbes suelen coincidir con el inicio del uso de la calefacción, que en muchas ciudades españolas como Madrid sigue funcionando con carbón.

Según Agremia, a pesar de que la Directiva Europea de Eficiencia Energética no está adaptada a la legislación local, es recomendable colocar repartidores de costes en cada vivienda para evitar la emisión de 2,4 millones de toneladas de CO2 al año de los más de 700.000 edificios que aún tienen calefacción centralizada.

El presidente de Agremia, José María de la Fuente, sostiene que los altos picos de contaminación en Madrid coinciden con el inicio del encendido de la calefacción en las viviendas, “no siendo suficiente imponer límites a la velocidad de los vehículos”.