Más de un 15% de los hogares valencianos sufre pobreza energética

0
200

Uno de cada cuatro hogares valencianos padece carencias en el acceso a la energía. Esta es una de las conclusiones del estudio impulsado desde el Ayuntamiento de Valencia y elaborado la Universidad Politécnica de Valencia, y que servirá para definir las estrategias municipales de actuación de cara a la prevención y atención a las situaciones de pobreza energética. Valencia es la primera ciudad de España en disponer de este estudio y prácticamente la segunda de Europa (únicamente Edimburgo realizó un diagnóstico similar el año pasado).

El concejal de Cambio Climático y Energías Renovables, Jordi Peris, y la concejala de Bienestar Social, Consol Castillo, han presentado las conclusiones de este trabajo, que se encargó a la Politécnica en su momento, con el objeto de conocer de forma detallada la situación del acceso a la energía en los hogares de la ciudad y obtener un diagnóstico preciso y desglosado por distritos urbanos.

Tal como ha explicado Jordi Peris, “el objetivo del estudio es establecer unos indicadores para medir la problemática y construir estrategias para hacerle frente”. Para ello, se ha realizado una medición de las variables en la ciudad a través de 600 encuestas y 5 indicadores, que han permitido elaborar 5 mapas que reflejan de manera visual la situación en los 19 distritos.

Según el indicador de ingresos en el hogar, la pobreza energética en Valencia es del 23,23 %, es decir, casi 1 de cada 4 hogares de la ciudad, y de ellos, el 6,6 % están en esta situación por culpa exclusivamente de sus gastos de energía para el hogar. El 15,08 % restante se encuentra en riesgo de caer en pobreza energética si no aumentan sus ingresos o si estos se mantienen a la vez que aumenta su gasto energético.

Según este índice, ha explicado Jordi Peris, excepto L’Eixample, el resto de distritos tiene un porcentaje de pobreza energética superior al 15 %: los más afectados son Algirós y Pobles del Nord.

Otro de los índices de medición es la percepción personal de los vecinos y vecinas. Según este, un 32,68 % de los hogares, es decir, 1 de cada 3, pasa “bastante y/o mucho” frío y calor y declara que esta situación afecta a su día a día de forma negativa. Los barrios más afectados según este indicador son Algirós, Poblats del Nord y Poblats de l’Oest.

BATERÍA DE PROPUESTAS: LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA

“ Ante esta situación”, ha continuado el concejal, “hemos elaborado una batería de propuestas en consenso con las entidades sociales, administraciones públicas y académicas, que constituyen la estrategia denominada transición energética”. Dicha batería de acciones se asienta sobre 4 áreas: intervención, formación, fortalecimiento de redes y control. Tal como ha explicado la concejala de Bienestar Social, Consol Castillo, muchas de las acciones propuestas por la Universidad Politécnica ya se están llevando a cabo desde los Servicios Sociales municipales, especialmente lo referido a formación. La iniciativa Transición Energética impulsa “un modelo energético no solo más sostenible”, han explicado los concejales, “sino también más justo, equitativo, democrático y en el que la pobreza energética no tenga lugar”.

Entre las medidas propuestas, se señala la importancia de elaborar un plan de rehabilitación subvencionada de los edificios con bajo índice de certificación energética, incentivar el autoconsumo con energías renovables o asegurar el suministro en la estación fría. En el campo de la formación, desde Bienestar Social ya se ha puesto en marcha un plan específico sobre pobreza energética dirigido al personal de las concejalías de Bienestar Social y Educación.