El mercado inmobiliario evolucionará positivamente en la segunda parte del año, según BBVA Research

0
420

La venta de viviendas mantuvo su tendencia de crecimiento, a pesar del ajuste de los dos últimos meses, apoyada por la creación de empleo y el aumento del crédito.

En junio se vendieron 42.230 viviendas, lo que situó a las ventas en un nivel similar al del mes anterior, una vez corregidas las variaciones estacionales de la serie, según los últimos datos el Consejo General del Notariado. Con ello concluye un trimestre en el que las operaciones de compraventa se mantuvieron prácticamente estables respecto al primer trimestre del año. Sin embargo, la tendencia del mercado sigue siendo alcista y en el primer semestre del año la venta de viviendas se incrementó el 15,9% respecto a las del mismo periodo de 2015.

La buena evolución de la demanda residencial se apoyó en el buen comportamiento del mercado laboral. La economía española volvió a crear empleo en junio y julio: en el primer semestre se generaron algo más de 200.000 empleos, lo que ha favorecido las ventas residenciales. Pero no sólo eso, las expectativas de los consumidores continúan jugando un papel importante en este mercado. Así, aunque el optimismo sobre la situación futura de la economía parece moderarse, cada vez está más descontado que el precio de la vivienda no sólo ha tocado suelo sino que continuará su senda de paulatino crecimiento en los próximos meses, lo que propiciaría la compra de vivienda, sobre todo de reposición o con carácter de inversión.

Además, los datos del turismo en España apuntan hacia un nuevo récord en este año, lo que a buen seguro mantendrá el buen tono de la demanda extranjera. Unido a lo anterior, hay que tener en cuenta que las condiciones financieras siguen siendo muy favorables para los compradores.

Los visados de viviendas alcanzan máximos de los últimos 5 años

Después de la corrección del mes de abril, la firma de visados se reactivó en mayo por encima de las previsiones. Así, en el quinto mes del año se visaron 7.085 viviendas, el mayor número desde septiembre de 2011, según las cifras del Ministerio de Fomento . El dato del mes de mayo mantiene la tendencia de crecimiento que viene mostrando la actividad constructora en los últimos meses. Así, en los cinco primeros meses del año, los permisos para iniciar la construcción de viviendas crecieron el 49,8% respecto al mismo periodo de 2015. Este elevado ritmo de crecimiento de la iniciación de obra se produce en un entorno en el que las viviendas terminadas se encuentran todavía en mínimos.

La recuperación de la actividad constructora también sigue reflejándose en la evolución del empleo en el sector. En un contexto de intensa caída de la obra pública, la afiliación a la Seguridad Social en la construcción volvió a crecer en junio y julio a una tasa promedio mensual del 0,35%, ligeramente por encima del crecimiento medio en el conjunto de la economía (0,31%). Con todo en el primer semestre del año el empleo en la construcción se incrementó casi 13.100 personas, el 1,3%.

La opinión de los empresarios sobre el futuro del sector también ha evolucionado positivamente en los últimos dos meses. Así, tras el empeoramiento registrado en mayo, en junio y, sobre todo, en julio, el índice de clima de la construcción mejoró sensiblemente debido a la recuperación de los pedidos y al progreso del empleo. Sin embargo, si se compara la evolución del índice a lo largo del primer trimestre se observa una reducción del mismo de 8,4 puntos . Aun así, se encuentra en niveles muy superiores a los alcanzados en plena crisis.

Por su parte, la inversión residencial, después de crecer durante ocho trimestres consecutivos y tras la escalada en el 1T16 (1,2% t/t), se estancó en el segundo trimestre del año (-0,1% t/t). Pese a ello mantiene la tendencia de crecimiento y en términos interanuales mostró un crecimiento del 2,2%.

Las perspectivas para la segunda mitad de 2016 moderadamente positivas Durante el primer semestre de 2016 el mercado inmobiliario ha mostrado una evolución positiva en su
conjunto. La creación de empleo derivada del mayor crecimiento económico, el avance del crédito en un contexto de estabilidad financiera y el cambio de expectativas en torno al sector justifican el crecimiento de las ventas y de la iniciación de vivienda del primer semestre de 2016. De cara a la segunda mitad del año, se espera que el sector residencial continúe avanzando por la tendencia de crecimiento, si bien, la moderación económica esperada para los últimos meses del ejercicio sugiere un menor crecimiento de las ventas de vivienda respecto a las registradas en el primer semestre. Además, la incertidumbre en torno a las decisiones de política económica podría tener cierto reflejo en la demanda.

Por su parte, la actividad inmobiliaria continuará apoyándose en el crecimiento de la demanda y en la paulatina absorción de la sobreoferta de viviendas, lo que augura un final de año con un crecimiento notable, aunque desde niveles relativamente bajos. Así lo atestiguan la buena evolución de las transacciones de suelo urbano: según los datos del Consejo General del Notariado la superficie de suelo transada en el segundo trimestre del año creció el 81,5% interanual, el mayor incremento en los últimos trimestres.

El crecimiento de las ventas de viviendas en un entorno de oferta cada vez más reducida oferta augura que el precio siga mostrando una tendencia de crecimiento en términos globales en los próximos trimestres.

Esto no exime a que los mercados menos activos continúen sin mostrar avances en el precio de la vivienda. La heterogeneidad geográfica seguirá estando presente en el mercado inmobiliario español.