El Plan de barrios de Barcelona entra en fase de ejecución completa en el 2018 contemplando 354 actuaciones

0
71

La metodología de todos los planes de barrio ha consistido en que los vecinos y las vecinas son los que, conjuntamente con el Ayuntamiento, planifican las actuaciones necesarias para mejorar la vida en su barrio. Después de cerrar la fase de diseño y planificación de las actuaciones durante los años 2016 y 2017, este 2018 los diez planes de barrio, que intervienen sobre dieciséis barrios de Barcelona, se desplegarán y ejecutarán plenamente.

Durante este año se destinan 50,9 millones de euros que permiten ejecutar 354 actuaciones concretas con el objetivo de mejorar la calidad de vida del vecindario. Y como lo hacen? Con la reurbanización y mejora del espacio público, con la inversión en nuevos equipamientos y la rehabilitación de otras construcciones y con una apuesta clara por dinámicas sociales que favorecen el tejido social, cultural, educativo y deportivo de estas zonas.

Porque el Plan de barrios “no es solo la inversión en piedra y espacio público”, ha remarcado el gerente municipal Jordi Martí. Es un conjunto de actuaciones que engloban diferentes ámbitos: los equipamientos con uso comunitario, la educación, la economía y el empleo, la cultura o la vivienda. El Plan de barrios ha marcado un cambio en la metodología clásica de este tipo de inversiones, se ha desarrollado conjuntamente con el vecindario y las entidades, que participan en los grupos impulsores y, por lo tanto, “están hechos desde los barrios donde se quiere actuar y no desde los despachos”, ha añadido Martí.

Los dieciséis barrios donde se desarrollan estas actuaciones están situados en el eje Besòs, en los distritos de Sant Martí, Sant Andreu y Nou Barris; en el eje montaña, Nou Barris y Horta-Guinardó; en el litoral Llobregat, en los barrios de la Marina, de Sants-Montjuïc, y las zonas del Raval sur y el Gòtic sur. Son barrios que “tienen una deuda histórica de inversión, y son inversiones que se enfocan en combatir las desigualdades”, ha explicado la concejala de Participación y Distritos, Gala Pin.

Actuaciones singulares del Plan de barrios

Los 50,9 millones de euros, destinados a 354 actuaciones, este 2018 se distribuyen en la ejecución de proyectos de cuatro ámbitos: 130 actuaciones en el campo de los derechos sociales, 76 en educación, 45 en actividad económica y 103 en ecología urbana. De estas actuaciones, sin embargo, hay algunas especialmente singulares para los barrios.

El Besòs i el Maresme. Diseño y acompañamiento del proyecto de comedor social Gregal, que también tiene que servir como polo de fomento del empleo. Potenciación de la calle de Alfons el Magnànim como eje cívico y de vinculación con el futuro equipamiento del Cinema Pere IV, como nuevo espacio central del barrio.

La Verneda i la Pau. Reforma de la calle de Binèfar y la Vía Trajana para que se conviertan en un eje cívico y de espacio comunitario. Remodelación del casal (centro social) de las personas mayores y nuevos programas transversales con ludotecas para fomentar la relación intergeneracional del barrio.

El Bon Pastor i Baró de Viver. Intervención integral en los polígonos del Bon Pastor, del torrente de Estadella i Montsolís para dinamizar las zonas industriales del barrio.
La Trinitat Vella. Transformación del camino de ronda en un espacio público de calidad con diferentes usos comunitarios y deportivos. Reforma del pasadizo de la Trinitat Vella, que tiene que servir de sede de diferentes entidades del barrio.

Zona Norte. Proyecto educativo Educarts, para fomentar dinámicas para el desarrollo de los niños en los barrios de Ciutat Meridiana, Vallbona y Torre Baró.

La Trinitat Nova. Nuevo instituto escuela para mejorar la calidad educativa del barrio, que fomenta la proximidad y permite la continuidad de los alumnos en el paso de los estudios de primaria a los de secundaria.

  • Les Roquetes. Programas, hechos a medida, para fomentar el empleo de los colectivos más afectados por el paro de larga duración. Mejoras en la movilidad y la accesibilidad en el espacio público.
  • Sant Genís dels Agudells i la Teixonera. Creación de usos comunitarios, mejora de los accesos y entornos de Can Soler. Mejora del espacio deportivo comunitario de la Campa.
  • El Raval sur y el Gòtic sur. La recuperación del Borsí y de Can Seixanta como equipamientos para los vecinos y las vecinas.
  • La Marina. Refuerzo de la identidad y el orgullo del barrio a través de diferentes programas de memoria, remodelación de espacios de uso para el vecindario y programas culturales.

Transversalidad de todos los planes

Y de la misma forma que cada plan de barrios observa y actúa sobre las necesidades concretas de los vecinos y las vecinas, hay una serie de acciones que son transversales en todo el Plan de barrios. Uno de los ejemplos destacados es el Programa de rehabilitación en fincas de alta complejidad. Edificios que, a pesar de tener unas deficiencias que permitirían acceder a programas y ayudas para solucionarlas, la complejidad arquitectónica y de convivencia en estas fincas hace que no accedan a ellos. El Plan de barrios tiene un equipo que lleva a cabo el seguimiento de estas fincas, desde el momento en el que se detectan hasta que se ejecuta su rehabilitación.

Esta transversalidad también llega a los programas de formación y práctica laboral, a los programas educativos enmarcados dentro y fuera del horario lectivo y a diferentes actuaciones en las que la participación del vecindario es el eje central, como las marchas exploratorias que se hacen en cada uno de los dieciséis barrios con el objetivo de detectar las mejoras necesarias del espacio público, la recuperación de espacios vacíos o con pocos usos y la generación de espacio de estancia para fomentar la comunidad de cada zona.