El proyecto europeo Rehabilite arranca con más de 80 autoridades y expertos en rehabilitación eficiente de edificios

0
509

Más de 80 autoridades y expertos se reunieron en el primer foro Rehabilite, que el Gobierno Navarra acogió en el mes de diciembre. Este encuentro, celebrado en el Archivo Real y General de Navarra, se enmarca dentro del proyecto Rehabilite –que está integrado en el programa transnacional Interreg Sudoe de la Unión Europea (UE) y que se prolongará hasta diciembre de 2018-, con el que se persigue impulsar y mejorar las políticas de eficiencia energética en viviendas y edificios públicos, a través de instrumentos financieros innovadores, que permitan la viabilidad técnica y económica de este tipo de construcciones.

La Fundación Laboral de la Construcción es uno de los nueve socios que participan en esta plataforma de apoyo a la financiación de rehabilitación energética, representando a España, junto con la Agencia Extremeña de la Energía (Agenex), que se encarga de coordinar el proyecto. El resto de los socios son: Navarra de Suelo y Vivienda (Nasuvinsa), la Dirección General de Energía y Minas de la Región de Murcia, por parte española; la Ecole d’Ingénieurs en Génie des Systèmes Industriels (Eigsi), Pôle Creahd y Grand Angouleme Communauté d’Agglomeration Grab, por Francia, y la Comunidade Intermunicipal do Tâmega e Sousa y Lisboa e-Nova Agencia Municipal de Energia e Ambiente de Lisboa, por Portugal.

A finales de noviembre de 2016, la Comisión Europea (CE) lanzó un paquete de medidas legislativas en materia energética, entre las que se encuentra la incentivación de las inversiones en renovación de edificios. Dos de cada tres edificios europeos fueron construidos con anterioridad a las citadas medidas, por lo que no son eficientes energéticamente hablando y desperdician mucha energía, representando el 40% del consumo energético en Europa.

Incentivar las inversiones en rehabilitación

Para incentivar estas inversiones en rehabilitación y renovación de edificios con criterios de eficiencia energética, la CE ofrece a los Estados miembros la posibilidad de crear plataformas nacionales de inversión, con Fondos Europeos, para diseñar productos financieros destinados específicamente a la rehabilitación de viviendas y edificios.

El vicepresidente y consejero de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Miguel Laparra Navarro, inauguró el Primer Foro Transnacional Rehabilite, en el que abogó por “una forma más innovadora, social y humana de entender el urbanismo y las políticas de vivienda y rehabilitación”, en vez de la “cultura caracterizada por una expansión urbanística intensiva y desordenada” de la que venimos.

Laparra defendió la implantación de este enfoque en las regiones del sudoeste de Europa: “Entendemos la rehabilitación no como una mera remodelación de edificios, sino como una apuesta por los proyectos de redes de eficiencia energética, y una herramienta clave para la cohesión social, la calidad de vida de los ciudadanos con menos rentas, la regeneración urbana de barrios y para hacer frente a realidades como la pobreza energética o el envejecimiento poblacional”.

Evaluación de las políticas de rehabilitación en las regiones del sudoeste europeo

Uno de los principales objetivos de este foro es evaluar las políticas de rehabilitación que se aplican en las regiones del sudoeste europeo e impulsar plataformas de apoyo a la financiación de sus proyectos. Asimismo, los socios de Rehabilite Interreg Sudoe intercambiaron experiencias y prácticas para analizar el estado de la cuestión y la situación de la aplicación de directivas de eficiencia energética, debatieron una metodología común para las políticas de rehabilitación y estudiaron la creación de un fondo de inversión pública y privada, como punto de partida para una plataforma de apoyo a la financiación de proyectos.

La Fundación Laboral de la Construcción se encarga del desarrollo web de la Plataforma transnacional Rehabilite de apoyo a la financiación de rehabilitación energética. Se trata de “un instrumento con el que se pretenden romper las barreras para la financiación de la rehabilitación energética”, según afirma Elisa Mandiola López, técnico responsable de este proyecto internacional de la Fundación Laboral de la Construcción.

La plataforma web contará con tres secciones esenciales, de asesoramiento, de formación y de información, y se incluirá un mapa de buenas prácticas. La Fundación Laboral de la Construcción también se encarga de la creación de los contenidos de formación de dicha plataforma, así como de la difusión y comunicación del proyecto Rehabilite.

“Será una plataforma dirigida a diferentes tipos de destinatarios, que van desde las administraciones públicas a los usuarios finales, y articulará las herramientas y los instrumentos generados por el proyecto, de una manera clara y sencilla. Pretende convertirse en un espacio de información y referencia en temas de rehabilitación energética, con énfasis en las soluciones financieras posibles que permitan su implementación”, explica Mandiola.

Generar confianza y superar el desconocimiento

El director gerente de Nasuvinsa, José Mª Aierdi, constató que “las rehabilitaciones integrales de edificios necesitan períodos de amortización muy amplios, lo que suele generar reticencias entre los vecinos y los bancos, hasta ahora remisos a financiar este tipo de actuaciones”.

En este sentido, Aierdi destacó que los incentivos que está impulsando la política de cohesión de la UE -y particularmente el proyecto Rehabilite- se dirigen a “generar confianza entre los ciudadanos y superar el desconocimiento del sector financiero ante las estrategias de rehabilitación de viviendas y regeneración de barrios”.

Según Aierdi, uno de los principales retos que afrontan estas jornadas europeas pasa por “crear una masa crítica de conocimiento, con ejemplos prácticos de rehabilitación energética que incrementen el compromiso de los poderes públicos y arrastren al sector privado”. Y concluye: “Estamos apostando por políticas innovadoras más pegadas a la realidad de la calle y por un nuevo modelo constructivo y de rehabilitación que sigan parámetros de consumo energético casi nulo, lo que va a ser una exigencia legal de la UE a partir del año 2020”.