Recomendaciones de la Comisión EU para promover los edificios de consumo de energía casi nulo

0
198
Genérica-Mejores-Edificios2

El pasado 2 de agosto se publicó en el Diario Oficial de la Unión Europea, la RECOMENDACIÓN (UE) 2016/1318 DE LA COMISIÓN de 29 de julio de 2016 sobre las directrices para promover los edificios de consumo de energía casi nulo y las mejores prácticas para garantizar que antes de que finalice 2020 todos los edificios nuevos sean edificios de consumo de energía casi nulo

Según la Directiva 2010/31/UE relativa a la eficiencia energética de los edificios,  en el artículo 2, apartado 2, “un edificio de consumo de energía casi nulo es aquel con un nivel de eficiencia energética muy alto, que se determinará de conformidad con el anexo 1 de dicha directiva. La cantidad casi nula o muy baja de energía requerida debería estar cubierta, en muy amplia medida, por energía procedente de fuentes renovables, incluida energía procedente de fuentes renovables producida in situ o en el entorno”.

Esta  Directiva estableció que los Estados miembros debían de asegurarse de que antes del 31 de diciembre de 2020, todos los edificios nuevos fueran edificios de consumo de energía casi nulo, y de que después del 31 de diciembre de 2018, los edificios nuevos que estén ocupados y sean propiedad de autoridades públicas sean edificios de consumo de energía casi nulo.

Por primera vez la Recomendación 2016/1318 marca las escalas  de valores de referencia aplicables a la eficiencia energética de los edificios de energía casi nula, según las diferentes zonas climáticas de la Unión Europea. Así por ejemplo, para zonas de clima continental, para una vivienda unifamiliar nueva se establecen como referencia 20-40 kWh/(m2/año) de energía primaria neta, con, normalmente, un uso de energía primaria de 50-70 kWh/(m2/año) cubierto por 30 kWh/(m2/año) procedentes de fuentes renovables in situ. Para Oficinas los datos son 40-55 kWh/(m2/año) de energía primaria neta, con, normalmente, un uso de energía primaria de 85-100 kWh/(m2/año) cubierto por 45 kWh/(m2/año) procedentes de fuentes renovables in situ.