Rehabilitación y BIM captan la atención de los profesionales del sector de la edificación

0
357

El pasado 5 de octubre se celebró una jornada centrada en proyectos de rehabilitación aplicando tecnología y procesos BIM. Esta sesión se enmarcó dentro de la Semana de la Rehabilitación, organizada por el CAATEEB.

En la jornada participaron varios especialistas que dieron a conocer casos prácticos de proyectos de rehabilitación en los que se ha aplicado la tecnología y los procesos BIM. Entre las ideas más relevantes de la sesión en relación con el uso de metodologías y herramientas BIM en proyectos de rehabilitación.

La visualización del modelo 3D de un edificio que se tiene que rehabilitar/restaurar ayuda a tomar mejores decisiones de proyecto sobre aspectos como por ejemplo volumetrías, distribuciones, estrategias estructurales, instalaciones, materiales, presupuestos y fases de obra. El BIM facilita la comunicación con los diferentes agentes implicados (promotores, proyectistas, constructores, industriales y mantenedores) y la comprensión del alcance de la obra, medidas directas, visionado de opciones de proyecto, etc.

Las tecnologías de presas de datos para digitalizar edificios están evolucionando muy rápidamente y disponer de un modelo 3D para empezar a proyectar es asumible en mayor o menor medida, dependiendo de la envergadura del proyecto.

Los modelos BIM son bases de datos que contienen información necesaria para el control de costes económicos, ambientales y para la planificación temporal. El modelo geométrico permite obtener mediciones directas, pero después hay que interpretarlas y completarlas. Así pues, es conveniente que las partes implicadas se coordinen para estructurar y definir el alcance de los modelos antes de empezar. Los agentes tienen que plantearse qué datos modelan, por qué y a quienes le servirán, de esta forma se trabaja con modelos BIM optimizados a las necesidades del proyecto.

Desde el punto de vista de la producción interna, el modelado BIM garantiza la coordinación dimensional de los planos, la gestión eficiente de cambios y la automatización de trabajos tediosos como la edición de leyendas y cajetines a los planos. A los micro-estudios o ingenierías de pequeño formato el BIM permite la autodelineación de sus proyectos.

Finalmente, durante la sesión se remarcó que los procesos de producción de las empresas con metodologías BIM estarán en fase Beta durante unos cuantos años porque la tecnología irá avanzando y las mejoras se irán incorporando gradualmente dentro de los procesos. La implantación del BIM en el sector de la construcción requerirá capacidad adaptativa y flexibilidad de los agentes para hacer frente a la constante evolución de los ecosistemas digitales BIM (programas de modelado, visores, entornos locales o web y plataformas colaborativas).