El sector inmobiliario se mantendrá fuerte, según BBVA

0
174

El servicio de estudios del BBVA Research estima que las ventas de viviendas en España subirán en torno a un 6,5% en 2017, hasta 475.000 operaciones, y prevé un alza del 3,5% en el precio medio de los pisos.

Así lo recoge en su último informe ‘Situación Inmobiliaria España’ en el que explica que “las perspectivas alrededor del sector son positivas y apuntan a que la tendencia continuará en 2017”.

Según BBVA, ”en términos generales puede decirse que la recuperación del sector inmobiliario está consolidada” y “en los próximos dos años se prevé que el sector siga avanzando hacia su normalización”.

Con todo, se espera que en los próximos trimestres la demanda residencial siga ganando “fortaleza”. Así, las previsiones apuntan a que 2016 se despedirá con un crecimiento de la venta de viviendas similar al del año anterior, en torno al 10%. Los precios subirán este año un 2,5%.

La evolución prevista para este año y el que viene permitirá que “paulatinamente, el precio va recuperando la caída de algo más del 38% que sufrió durante la crisis”. Así, al cierre de 2017 se espera que el precio de la vivienda se sitúe en niveles de mediados de 2004.

Pese a todo, la recuperación va a ser “muy desigual” en términos geográficos, pues “mientras en algunas zonas la tasa de crecimiento del precio volverá a ser muy superior a la media, en otras todavía podría haber correcciones”.

BBVA explicó que se espera que el mercado responda al aumento de ventas y de precios “con un incremento en la iniciación de nuevas viviendas”. Aunque, agrega, todavía se encuentra en niveles bajos, la previsión apunta a que este año y el próximo la firma de visados cerrará con un crecimiento anual del entorno del 40% y 25%, respectivamente.

Con ello, 2017 podría concluir con la firma de casi 90.000 visados para la construcción de vivienda, un nivel “elevado” si se compara con las poco más de 34.000 que se visaron en 2014, pero que “dista mucho” de los niveles previos a la crisis.

Por otro lado, el banco apuntó que el progresivo descenso del inventario de vivienda nueva y la escasa salida al mercado de obra terminada está condicionando la elección de los hogares, que, ante la escasez de vivienda nueva en los mercados más dinámicos, se están reorientando hacia el producto de segunda mano.