El sector de la protección pasiva contra incendios, a favor del Reglamento de Productos de la Construcción

0
273

El Reglamento de Productos de Construcción (RCP) ha supuesto un gran avance en la armonización normativa y la seguridad de los productos de construcción que se comercializan en la Unión Europea, ya que por primera vez fijó una normativa a cumplir para todos los productos, incluidos los de protección contra incendios. Estos mínimos requisitos sirven para que el producto se certifique con el Marcado CE, una marca segura para usuarios, prescriptores, fabricantes e instaladores.

Ahora tras diferentes revisiones del RPC, que han creado jurisprudencia, desde la Comisión Europea se está en fase de revisión de dicho reglamento, incluso hay voces que pretenden una posibilidad de derogación.

Desde TECNIFUEGO-AESPI se defiende la vigencia y utilidad del RPC como garantía de calidad, seguridad, armonización y normalización de los productos de protección contra incendios que se puedan comercializar en la UE.

El RCP ha contribuido a una mayor garantía de los productos comercializados y ha eliminado en gran manera las barreras al comercio en Europa. En consecuencia, ha supuesto un paso adelante en la seguridad y garantía de calidad de los productos. Por ello, desde TECNIFUEGO-AESPI se suman a la postura de la EAPFP (Federación europea de asociaciones de protección pasiva contra incendios) contra la pretendida rebaja de requisitos y/o posible derogación de RCP.

Creemos que el objetivo de la industria europea es una armonización progresiva hacia una zona de libre comercio europeo real, lenguaje técnico común y armonización de las prestaciones técnicas y de seguridad en los productos.

A nivel económico, el sector español de la industria de la protección pasiva contra incendios ha invertido mucho en el marcado CE, y cualquier acción que fomente o aliente requisitos específicos para algún país es una imposición de barreras al libre comercio inadmisible. Esta situación trasladaría al sector a la de hace algunos años, los anteriores a la transposición de la Directiva de Productos de Construcción y al propio RPC, y pondría en peligro la industria europea, su capacidad de competitividad e innovación.

Desde TECNIFUEGO-AESPI se suman a la petición de la Federación y solicitamos que no se derogue ni rebajen los requisitos del Reglamento de productos de construcción, porque supondría de nuevo barreras al libre comercio dentro de la UE, y un retroceso en la seguridad y garantía de calidad de los productos.