Sistema de Albañilería Integral

0
353
autoconstruccion-1-pie-mejoresedificios

Sistema de autoconstrucción sismorresistente de fácil ejecución que facilita la reconstrucción después de un terremoto desarrollado por la UPM.

Investigadores del grupo Técnicas Innovadoras y Sostenibles de Edificación (TISE), liderados por Josep Mª Adell, perteneciente a la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha creado el “Sistema de Albañilería Integral”, que permite reconstruir los edificios tras un seísmo empleando las mismas ruinas resultantes. Igualmente, el sistema resulta muy interesante para levantar edificios de nueva planta en zonas sísmicas utilizando materiales de albañilería típicos del lugar. La originalidad del sistema radica en el empleo de un solo tipo de armaduras prefabricadas en forma de cercha que se entrelazan entre sí en las tres direcciones del espacio, permitiendo crear una malla tridimensional que posteriormente se rellena con materiales autóctonos.

A lo largo de siglos, la albañilería se ha empleado para construir edificios con los materiales del lugar, como adobe, ladrillo, bloque o piedra, junto con mortero de cal y cemento. Pero los edificios tradicionales carecen de la capacidad necesaria para soportar los esfuerzos sísmicos, arruinándose y produciendo múltiples fallecidos, cuando el seísmo supera el grado 4,5 de la escala Richter. Ver reportaje de edificaciones antisísmicas.

Ante la necesidad de dar respuesta a este problema, aportando a la vez sencillez constructiva, tres investigadores del grupo TISE de la UPM llevan trabajando desde hace años en el empleo del Sistema de Albañilería Integral (SAI).

El SAI consiste en un entrelazado de armaduras planas en forma de cercha en las tres direcciones del espacio para constituir con ellas tanto los muros como los forjados de un edificio, dejando grandes recuadros intermedios (de unos 90 centímetros de lado), que se rellenan posteriormente con el material más económico del lugar o las ruinas de un seísmo previo. La autoconstrucción se realiza trenzando espacialmente las cerchas de 6 metros de longitud (2 plantas de altura) y 2 kilos de peso, levantándose primero la volumetría con sus forjados.

Para demostrar la validez del SAI, se han desarrollado tres ensayos en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

SAI está en la fase de lanzarse internacionalmente.