Sistema SPRING

0
402

Invernaderos de nueva generación con células solares integradas que les permiten ser plantas eléctricas

Investigadores de la Universidad de Carolina del Norte, NC State y UNC-Chapel Hill, en Estados Unidos están lanzando un proyecto para desarrollar invernaderos de nueva generación con células solares integradas que utilizan todo el espectro de luz solar.

“Sabemos que las plantas no hacen uso de todas las longitudes de onda de la luz – las hojas reflejan luz verde e infrarroja cercana”, dice Brendan O’Connor, investigador principal (PI) del proyecto y un investigador de ingeniería que estudia la electrónica orgánica.

Así que planeamos hacer células solares que absorben las longitudes de onda de luz no utilizadas, pero permitir que el resto de la luz solar pase a través de las plantas”, dice O’Connor. “Esto nos permitiría crear invernaderos que generen electricidad utilizando energía solar, sin afectar negativamente el crecimiento de las plantas. Llamamos a este concepto global el “Invernadero Integrado con energía Solar, o sistema SPRING. “

El proyecto cuenta con el apoyo de una subvención de cuatro años y 3 millones de dólares de un nuevo programa de la Fundación Nacional de Ciencias llamado Innovations at the Nexus of Food, Energy and Water Systems (INFEWS).

Los investigadores también quieren poder afinar las células solares para maximizar su utilidad en diferentes climas y complementar el crecimiento de las plantas. Por ejemplo, las células solares adecuadas podrían permitir a los productores regular mejor la temperatura en los invernaderos y cultivar las plantas de manera más eficiente, utilizando menos agua, por ejemplo.

“Prevemos un nuevo sistema de cultivo de energía cero que mejora drásticamente la eficiencia del uso de la tierra y el consumo de agua”, dice O’Connor. “Y hacer los invernaderos más eficaces a través de una gama más amplia de climas permitiría que las granjas se ubicaran cerca de los centros urbanos”.

Los investigadores también quieren poder afinar las células solares para maximizar su utilidad en diferentes climas y complementar el crecimiento de las plantas. Por ejemplo, las células solares adecuadas podrían permitir a los productores regular mejor la temperatura en los invernaderos y cultivar las plantas de manera más eficiente, utilizando menos agua, por ejemplo.

“Prevemos un nuevo sistema de cultivo de energía cero que mejora drásticamente la eficiencia del uso de la tierra y el consumo de agua”, dice O’Connor. “Y hacer los invernaderos más eficaces a través de una gama más amplia de climas permitiría que las granjas se ubicaran cerca de los centros urbanos”.