Sólo el 15% de las empresas constructoras ha desplegado en obra la metodología BIM

0
210
Genérica-Mejores-Edificios2

Según la hoja de ruta del Ministerio de Fomento, el Modelado de Información de Construcción (BIM, por sus siglas en inglés) será obligatorio para toda licitación de obras pública en dos fases: diciembre de 2018 en edificaciones y julio de 2019 para infraestructuras. Ibermática ha llevado a cabo un estudio para analizar el nivel de adopción de BIM a día de hoy en las empresas del sector de la construcción y la promoción inmobiliaria, sus retos y preocupaciones, así como las áreas de mejora hacia la competitividad y productividad. Sus conclusiones ponen de manifiesto que aún hay mucho por hacer.

El Modelado de Información de Construcción (Building Information Modeling -BIM-) es el proceso de generación y gestión de datos de una obra durante su ciclo de vida, utilizando software dinámico de modelado de edificios en tres dimensiones y en tiempo real para disminuir la pérdida de tiempo y recursos en el diseño y la construcción. Esta nueva metodología abarca la geometría del edificio, las relaciones espaciales, la información geográfica, las cantidades y propiedades de sus componentes, inventarios y, lo más importante, un presupuesto para toda la duración del proyecto.

Además de ahorrar tiempo al crear y modificar los proyectos, facilita la interacción entre colaboradores o asociados mediante la compartición de contenidos específicos de cada especialidad en el mismo modelo BIM, y permite planificar todas las actividades de mantenimiento. La información extraída de todas estas acciones se consolida en un único repositorio. Todas las partes suman, reutilizan la información, se aumenta la productividad y la eficiencia de los todos recursos empleados.

Sin embargo, es habitual que los modelos BIM estén separados de los sistemas de gestión (ERP) en la mayoría de las empresas de construcción, lo que genera una importante cantidad de trabajo extra. La información se mantiene en dos lugares, lo que aumenta el riesgo de errores y los costes asociados a fallos, exactamente lo que persigue prevenir BIM.